Calorías: La Pregunta no Planteada de Cómo Perder Peso
Resource

Calorías: La Pregunta no Planteada de Cómo Perder Peso

By Jason Fung, M.D.

Finalmente, una respuesta a “cómo perder peso”. Son nuestras hormonas, no calorías.

  • La respuesta a cómo perder peso reside en nuestras hormonas
  • Calorías ganadas, calorías perdidas es una forma falsa de pensar acerca de la pérdida de peso
  • Nuestra respuesta hormonal varía con diferentes alimentos
  • El contar calorías no funciona
  • El Código de la Obesidad explica cómo implementar un estilo de vida más saludable y por qué las personas aumentan de peso
Por Jason Fung, M.D., Cofundador de The Fasting Method. Traducido por Rosa Nuño Valdez.

Si quieres saber cómo perder peso, tendrás que hacer otra pregunta importante. ¿Por qué aumento de peso en primer lugar? Para una pregunta tan fundamental, pasamos muy poco tiempo reflexionando sobre la respuesta. ¿Por qué? Porque creemos que ya lo sabemos. Durante décadas, nos han enseñado que es simplemente una cuestión de calorías ganadas vs. calorías perdidas.

Decimos que comer demasiado y hacer muy poco ejercicio causa la obesidad. Estas verdades aparentemente se consideran tan evidentes que ni siquiera las cuestionamos. Por lo tanto, puede ser sorprendente saber que al cuerpo humano no le importa en lo más mínimo las calorías. No hay vías metabólicas en el ser humano (ni en cualquier ser vivo) que respondan a las calorías. Más bien, nuestros cuerpos ganan o pierden grasa según las señales hormonales.

Un principio básico de la medicina moderna es comprender mejor qué causa una enfermedad (la etiología) y dar lugar a un tratamiento efectivo. Por ejemplo, si es comprensible que las infecciones sean causadas por bacterias, entonces el tratamiento para matarlas son los antibióticos. A veces existen tratamientos que funcionan, aunque no sabemos por qué, pero en esos casos, es difícil el progreso científico. ¿Entonces, qué causa la obesidad? ¿No es simplemente demasiadas calorías?

Calorías Ganadas, Calorías Perdidas

¿Qué son las calorías? Las calorías son unidades de calor, la energía liberada, cuando se aplica a los alimentos cuando se queman en un calorímetro de bomba. Entonces, si se quema un bagel, se liberan 250 calorías de calor. También se podría poner un pequeño trozo de madera y liberar 250 calorías de calor. Las calorías son unidades derivadas de la física, no de la fisiología – la ciencia de los seres vivos.

 Nuestro cuerpo no es un calorímetro de bomba, y sigue a la fisiología, no a la física. Comer un bagel o un trozo de madera es lo mismo desde el punto de vista de la física, pero completamente y totalmente diferente desde el punto de vista fisiológico porque la madera no es alimento humano. Nuestro cuerpo no sabe, ni le importa, cuántas calorías contiene lo que consumimos.

En cambio, los alimentos afectan las hormonas, como la insulina, mTOR, péptido YY, colecistoquinina y otros que indican cómo nuestro cuerpo debe responder. Si comemos un bagel (principalmente carbohidratos), o un aguacate (principalmente grasa) o un trozo de madera (no comida), las respuestas hormonales son completamente diferentes y, por lo tanto, los efectos a nuestro cuerpo también son completamente diferentes.

Este es el error fatal en el modelo popular “Calorías ganadas, calorías perdidas” (CGCP). Esto sugiere que el factor principal (pero no el único) de la obesidad son las calorías y la reducción de ellas es la base del tratamiento. La obesidad es vista con la “Ecuación de Equilibrio Energético” de la siguiente manera:

Almacenamiento de Grasa = Calorías Ganadas – Calorías Perdidas

Seguido, en este punto, se invoca otra ecuación de física, la Primera Ley de la Termodinámica, aunque, una vez más, desde una perspectiva fisiológica, es irrelevante. La Primera Ley de la Termodinámica dice que la energía no se crea ni se destruye en un sistema cerrado. Por lo tanto, si comes 250 calorías extra de bagel, debe almacenarse como grasa. Esto es completamente falso. ¿Qué pasaría si comieras 250 calorías adicionales de madera? ¿Engordarías? Obviamente no, ya que no es comida que podemos metabolizar. Del mismo modo, si comieras 250 calorías adicionales de bagel, pero aumentara tu metabolismo en 250 calorías, tampoco engordarías. El cuerpo, si encuentra 250 calorías adicionales de energía, puede excretarlo, quemarlo, usarlo para desarrollar músculo o almacenarlo. Todo son consistente con la física, pero tienen consecuencias muy divergentes sobre la gordura corporal.

De acuerdo con el modelo popular del “Balance de Equilibrio Energetico”, las grasas aumentan cuando “Calorías Ganadas” es mayor que “Calorías Perdidas”. Pero, ¿qué determina cuántas calorías se ganan y cuántas se pierden? Como nosotros decidimos qué comer, las “Calorías Ganadas” dependen de nuestras elecciones personales. Podríamos haber comido brócoli en vez de una bolsa de papas fritas. Si asumimos que nuestra tasa metabólica (la energía necesaria para el metabolismo básico, como la generación de calor corporal para nuestro hígado, riñón, cerebro, etc.) es estable, entonces “Calorías Perdidas” depende de cuánto ejercicio hacemos. Esto también es algo que nosotros decidimos- una decisión personal. Podríamos haber corrido durante una hora en vez de ver televisión.

Por lo tanto la conclusión del modelo de Calorías es que la obesidad es un fracaso personal- la causa de la obesidad está en el individuo. Comer demasiado (la gula) o moverse muy poco (la pereza) son defectos individuales; de hecho, son 2 de los 7 pecados mortales. Si le preguntamos a los “expertos”, están de acuerdo de que la clave para perder peso es comer menos y moverse más. El modelo de Calorías dice que la obesidad es tu culpa.

Pero aquí hay un pensamiento. Si todo fuera una elección personal, ¿por qué tantos estadounidenses simultáneamente “decidieron” alrededor de 1977 volverse indeseablemente obesos? No fueron solo unos pocos estadounidenses. Según el CDC, el 71.6% de los estadounidenses en el año 2020 están con sobrepeso u obesidad.

Entonces, ¿cuál es la solución? Si comer demasiado y moverse muy poco causa obesidad, entonces la solución es simplemente “come menos y muévete más”. Prácticamente todos los profesionales médicos (incluyendo médicos y dietistas) están de acuerdo de que este es el Santo Grial de la pérdida de peso. Simplemente come varios cientos de calorías menos por día. Cuenta tus calorías. Haz más ejercicio. Todos lo hemos escuchado anteriormente. Pero hay un gran problema con esta solución. No funciona en lo absoluto.

Conteo De Calorías No Funciona

Aquí está otro pensamiento… si todos estamos de acuerdo de que conocemos la cura para la obesidad, y hemos gastado miles de millones en educación y en programas, ¿por qué seguimos engordando? En otras palabras, ¿por qué esta “cura” que es basada en “realidades evidentes” es una porquería? Todos hemos hecho el conteo de calorías en todas sus innumerables combinaciones y permutaciones. Y casi nunca funciona. No funciona para ti. No funciona para mí. No funciona para nadie. Por más que quisiera, no funciona. Así es que, tenemos que enfrentarlo.

El modelo de Calorías no explica por qué la obesidad se volvió tan prevalente y tampoco explica cómo revertirla. Como paradigma de entendimiento, no tiene valor.

En cambio, si te enfocas en las hormonas, puedes entender claramente por qué ocurre la obesidad y cómo tratarla. Existen hormonas que nos señalan el hambre y hormonas que nos señalan cuando estamos saciados. Existen hormonas que nos hacen más enérgicos y hay otras que nos hacen menos. Por lo tanto, lo que determina cuántas calorías se ganan y cuántas se pierden no es una elección personal, sino, es determinado por nuestras hormonas.

Los alimentos que comemos, aunque tengan las mismas calorías, tienen diferentes efectos a nuestras hormonas, lo que significa que nuestro cuerpo responde de diferente manera. Lo único que esto significa es que unos alimentos engordan más que otros, una verdad que tu abuela ya sabía.

En adición, la frecuencia de la alimentación también afecta tus hormonas, lo que significa que el horario de las comidas también juega un papel en cómo reacciona nuestro cuerpo. Esto se reduce no solo a “Lo que comemos” si no también a “Cuándo comemos”. La obesidad fue causada por un cambio, alrededor de 1977, en los alimentos que comíamos y en la frecuencia en que comíamos.

Para más información, ver El Código de la Obesidad.

Obtenga más información sobre el té Piqué en ayunas.

Consulta a The Fasting Method para obtener la educación y apoyo que necesitas para empezar a ayunar.


Jason Fung, M.D.
By Jason Fung, M.D.

Jason Fung, M.D., is a Toronto-based nephrologist (kidney specialist) and a world leading expert in intermittent fasting and low-carb diets.

Share this article with a friend
More articles you might enjoy...More Blogs