Los Defectos Fatales del Conteo de Calorías para la Perdida de Peso
Resource

Los Defectos Fatales del Conteo de Calorías para la Perdida de Peso

By Jason Fung, M.D.

Las hormonas son la clave para la pérdida de peso, no el conteo de calorías

Por Jason Fung, M.D., Cofundador de The Fasting Method. Traducido por Rosa Nuño Valdez.

Aquí hay algunas suposiciones claves pero falsas en la estrategia Come Menos, Muévete Más para la pérdida de peso.

  1. Las Calorías Ganadas y Calorías Perdidas son independientes.
  2. El Control consciente de las Calorías Ganadas.
  3. El Control consciente de las Calorías Perdidas.

Pero, ¿qué regula la cantidad de grasa corporal que llevamos? ¿Acaso las calorías que consumimos en exceso a nuestras necesidades metabólicas simplemente son convertidas en depósitos de grasa como pomos de puertas en un saco sin ningún tipo de regulación? Claro que no. Nada en la fisiología humana funciona así. Nada.

La grasa almacenada es regulada hormonalmente

La ecuación de equilibrio energético generalmente se establece como:

Grasa Corporal = Calorías Ganadas – Calorías Perdidas

Esto siempre es cierto, pero casi siempre es malinterpretado en el sentido de que al simplemente comer menos calorías, perderemos grasa corporal, es decir, la estrategia Come Menos, Muévete Más para la pérdida de peso (también la llamo Reducción Calórica como Estrategia Principal). Pero aquí hay tres variables:

  1. Grasa Corporal
  2. “Calorías Ganadas”
  3. “Calorías Perdidas”.

Si cambia una variable, “Calorías Ganadas”, entonces la grasa corporal o las “Calorías Perdidas” pueden cambiar para mantener la ecuación estable. Mucha gente nos pide que hagamos la suposición que “Calorías perdidas” es una variable independiente y se mantiene constante, lo cual simplemente no es cierto. Además, también se hace la suposición que la grasa corporal es simplemente un receptáculo sin regulación para el exceso de calorías. Es decir, un vertedero de exceso de calorías.

Todos los sistemas del cuerpo humano están estrictamente regulados para que nosotros, como animales altamente complejos con muchos sistemas de órganos interdependientes, podamos sobrevivir. Esto se aplica a todos los aspectos de la fisiología humana. Por ejemplo, la estatura está estrictamente regulada por la hormona del crecimiento. Los niveles de azúcar en la sangre están estrictamente regulados por la insulina y el glucagón, entre otros. Las diferencias sexuales están reguladas por la testosterona y el estrógeno. El recambio óseo está estrictamente regulado por la hormona paratiroidea. Y etcétera. Cualquier función corporal que te puedas imaginar está bajo algún sistema regulador, generalmente hormonal (endocrino, paracrino, autocrino, etc.).

Sin embargo, ¿se dice que la grasa corporal es una excepción fisiológicamente única a esta regla? ¿Qué el crecimiento de las células de grasas no está siendo regulado? ¿Que el simple acto de comer, sin ninguna interferencia de otras hormonas, resultará en almacenamiento de grasa? Las extra calorías se vierten a la grasa de la misma manera que se arrojan algunas papas sobrantes en un saco. Luego estos sacos se guardan, sin vigilarse mientras se acumulan, incluso hasta el punto de la enfermedad. Esto parece ser poco creíble. Si no estuviera regulado, entonces ¿por qué no hubo una epidemia de obesidad en la historia, incluso cuando la comida era abundante?

De hecho, ya sabemos que esto es esencialmente falso. Estamos descubriendo nuevas vías hormonales en la regulación del crecimiento de grasa todo el tiempo. La hormona insulina es uno de los reguladores hormonales más importantes y conocidos de la grasa corporal. La leptina y la adiponectina son otras vías importantes. La lipasa sensible a hormonas, puede ser importante. El cortisol puede desempeñar un papel, así como la lipoproteína lipasa (LPL) y la lipasa de triglicéridos adiposos (LTGA). Si la “Grasa Corporal” está estrictamente controlada, entonces es muy posible que reducir las “calorías ganadas” reduzca las “calorías perdidas” en lugar de la “grasa corporal”. Entonces, ¿cuál es?

¿Qué sucede cuando se restringen las calorías?

La Reducción Calórica como Estrategia Principal supone que existe una relación causal entre comer demasiado y la obesidad. Es decir, consumir demasiadas calorías causa la obesidad, y por lo tanto la solución es comer menos calorías. Esto es para distinguir de las otras formas de comer menos, como comer menos azúcar, comer menos comida rápida, comer menos alimentos procesados, y etc. Además, esto supone que esta es la causa principal de la obesidad, por lo que si se pregunta ‘¿Por qué alguien come demasiadas calorías?’, la respuesta sería ‘Es una decisión personal’. Desde un punto de vista científico, esto forma una hipótesis que se puede probar científicamente, ajustando cuántas calorías se consumen. ¿Qué sucede cuando restringes las calorías?

El punto de vista “científico” estándar predice que consumir menos calorías no afecta las “calorías perdidas” o la tasa metabólica basal y, por lo tanto, se pierde grasa corporal. Todos hemos escuchado este tipo de consejo. Consume 500 calorías menos por día y perderás 1 libra de grasa corporal por semana. Esto hace la suposición que la TMB no cambia.

Veamos el estándar de oro de la evidencia científica, el ensayo controlado aleatorio. Tomamos a algunas personas, les damos muy poco de comer y las vemos perder peso y vivir felices para siempre. Pum. Caso cerrado. Llame al comité del Nobel. Por suerte para nosotros, esos estudios ya se han realizado.

El primer estudio reciente principal, el masivo Women’s Health Initiative Study se publicó en el 2006. Cerca de 50,000 mujeres fueron aleatorizadas para comer su dieta habitual en comparación con una dieta baja en grasas y restringida en calorías, de acuerdo con las pautas respaldadas y aceptadas por prácticamente todos los médicos profesionales. Las mujeres del grupo de estudio comieron menos (más de 300 calorías menos por día) y se ejercitaron más. Este grupo podría haber esperado perder más de 30 libras por año en teoría. ¿En realidad? Después de 7,5 años, pesaban alrededor de 0,9 libras menos. ¡Después de 7,5 años de Come Menos, Muévete Más! Lo que es peor es que a pesar de un peso ligeramente más bajo, las mujeres que siguieron la estrategia Come Menos, Muévete Más, tenían un tamaño de cintura más grande, lo que sugiere que llevaban más grasa peligrosa acumulada alrededor de la sección media.

Estos resultados decepcionantes se confirmarían en prácticamente todos los estudios realizados. En el 2012, el Programa de Prevención de la Diabetes también aleatorizó a las personas a una dieta baja en calorías y baja en grasas. ¿Funcionó la estrategia Come Menos, Muévete Más? Apenas. Después de un seguimiento de 10 años, prácticamente no hubo diferencia de peso entre el grupo que consumió su dieta habitual y el grupo que restringió deliberadamente sus calorías.

En el 2013, hubo un esfuerzo aún más ambicioso, con el estudio controlado aleatorio LOOK AHEAD. Aceptando los aún no probados beneficios de la dieta baja en calorías, el estudio evaluó si una intensiva dieta baja en calorías podría reducir los infartos y los derrames cerebrales. Los participantes comían sus comidas habituales o las reducían a entre 1200 a 1800 calorías por día, combinado con un aumento de ejercicio.

En comparación con comer su dieta habitual, las personas que hicieron dieta intensa pudieron mantener una pérdida de peso de aproximadamente 7 libras después de 10 años en la dieta. Esto suena bastante bien, pero no es del todo cierto. De acuerdo con el protocolo de tratamiento, si los pacientes no perdían suficiente peso en el brazo de intervención, la dieta es ajustada a tan solo 1000 calorías por día. Si eso no funciona, se les administra medicamentos para adelgazar para mantener la pérdida de peso. No es una comparación justa con la dieta sola.

Pero el objetivo no era simplemente demostrar que el uso de medicamentos produce pérdida de peso. Eso habría sido inútil. No, el objetivo era mostrar que esta pérdida de peso podría reducir los infartos y los derrames cerebrales. Esto resultó ser un fracaso total.

De hecho, el ensayo fue abandonado después de 9,6 años de seguimiento debido a la inutilidad médica. Es decir, no había prácticamente ninguna posibilidad de que esta intervención tuviera éxito, y no tenía sentido perder más tiempo y dinero en ella.

Entonces, esto es lo que dice la evidencia científica sobre la estrategia Come Menos, Muévete Más para la de pérdida de peso :

  • Las dietas bajas en calorías combinadas con un aumento de ejercicio NO dan como resultado una pérdida de peso a largo plazo
  • Si se combina con medicamentos para bajar de peso, se puede provocar una pérdida de peso leve (aproximadamente el 3% del peso corporal). Sin embargo, no te hace más saludable de ninguna manera medible.

No es exactamente un respaldo a gritos a los consejos dietéticos básicos brindados a miles de millones de personas en todo el mundo durante los últimos 50 años. Con razón tenemos una epidemia de obesidad y diabetes tipo 2. Al menos hemos descubierto que el secreto de la pérdida de peso no radica en el conteo de calorías, sino que tiene que ver con nuestras hormonas.

Para más información, puedes ir a The Obesity Code.

Obtén más información sobre el Té de Ayuno Piqué.

Para educación, apoyo y comunidad del ayuno intermitente, puedes ir a The Fasting Method.


Jason Fung, M.D.
By Jason Fung, M.D.

Jason Fung, M.D., is a Toronto-based nephrologist (kidney specialist) and a world leading expert in intermittent fasting and low-carb diets.

Share this article with a friend
More articles you might enjoy...More Blogs